Saltar al contenido
Celulas Madre Web

Células madre – ¿Qué son y para qué sirven?

celulas madre
Células madre – ¿Qué son y para qué sirven?
3.8 (76%) 15 votes

Las células madre o, lo que es lo mismo, esas pequeñas células blancas en forma de espiral que pueden separarse mediante un proceso efectuado en un laboratorio, son a día de hoy la respuesta positiva a las cuestiones relacionadas con más de 45 enfermedades y es posible que, además, tengan la capacidad de tratar otras muchas en el futuro.

En la actualidad, a nadie sorprende que algunos padres se planteen el almacenaje de la sangre del cordón umbilical de sus bebés en bancos especializados con la esperanza de que tal gesto les pueda servir de garantía para luchar contra potenciales enfermedades que pudieran atacar a sus vástagos. Un sector en el que se están produciendo constantes cambios y que resulta esencial conocer desde su misma base, esto es, desde el concepto de células madre.

¿Qué son las células madre?

El cuerpo humano cuenta con cientos de tipos diferentes de células, cada una de ellas indispensable para el óptimo desarrollo de nuestra salud. Las células madre, cumplen la función de formar todos estos nuevos tipos de células. Así, están consideradas como proveedoras de nuevas células. Cuando estas células se dividen, tienen la capacidad de hacer más células de sí mismas o más de otras células distintas.

Un ejemplo sencillo es el de las células madre de la piel que tanto van a poder formar más células madre de la piel, como más células diferenciadas de la piel específicamente destinadas a tareas como la producción del pigmento melanina.

¿Para qué sirven?

Las células madre son las responsables de mantener cada día nuestros cuerpos en perfecto estado de funcionamiento, logrando un corazón que lata, un cerebro que piense, unos riñones que depuren la sangre o el reemplazo de las células de la piel conforme se va renovando.

Las células madre del propio tejido regeneran tejidos como hueso, cartílago, músculo y piel, entre otros, mientras que las de la sangre se dedican al tratamiento de enfermedades del sistema sanguíneo e inmune.

Las propiedades regenerativas e inmunomoduladoras poseídas por estas células permiten tratar desde enfermedades cardíacas y daños cerebrales, hasta daños espinales, pasando por lesiones de índole diversa y alteraciones inmunes entre las que destacan la esclerosis múltiple o la enfermedad de Crohn.

Tanto es así, que son ya más de 100 las enfermedades de origen hematológico e inmune que son asistidas con células madre, por lo que muchos especialistas apuntan ya la posibilidad de que tales células constituyen el futuro en lo que a la medicina regenerativa y personalizada se refiere, con la ventaja adicional de que puede ser a corto plazo.

Por si todo esto fuera poco, a las patologías que estas células han dado ya sobradas muestras de poder curar, se unen aquellas otras líneas de investigación abiertas en relación a dolencias que incluyen el infarto de miocardio, la diabetes o el Parkinson.

Partiendo de la base que las células madre se pueden convertir en multitud de tipos de células diversas y que colaboran activamente en la reparación del organismo, conviene diferenciar entre 2 tipos fundamentales: células madre embrionarias y células madre adultas.

células madre

¿Cuál es la diferencia entre las células madre embrionarias humanas y las adultas?

El tratamiento con células madre adultas no genera ningún tipo de conflicto ético por cuanto son recogidas de la sangre y del tejido del cordón umbilical tras el parto, dado que se hallan en el tejido maduro de los adultos y en la sangre del cordón umbilical del bebé. Esta categoría recibe también el nombre de células madre “somáticas” y se recolectan usualmente de la sangre del cordón umbilical, de la médula ósea y de la sangre periférica.

El tratamiento con células madre embrionarias humanas, se lleva a cabo a partir de un embrión humano, el cual se habrá donado y ya no será preciso para la realización de un tratamiento de fertilización in vitro (FIV). Para ello se necesita el consentimiento informado de los donantes.

¿Por qué son tan importantes las células madre?

Cuando una persona contrae una enfermedad o se lesiona, sus células resultan dañadas o muertas. Ese es el momento en el que las células madre entran en funcionamiento, activándose. A partir de ahí, desarrollan la labor de reparación de tejidos dañados y sustitución de las células que mueren de manera rutinaria.

Gracias a este encomiable trabajo, las células madre mantienen nuestros organismos sanos, impidiendo además el envejecimiento prematuro. Desde esta óptica, podría considerarse que son como un conjunto propio de “médicos microscópicos”.

En resumen, es factible decir que la importancia de las células madre radica en que nos dan vida. La masa interna de células en el blastocito cuenta con abundantes células madre, que en el instante debido formarán órganos de la envergadura del corazón, pulmones, tejido muscular o cabello.

No en vano, podría hablarse de ellas como de la principal estructura del sistema inmune que entra en acción cuando algo va mal. Las células madre que se encuentren en la médula ósea se diferenciarán, transformándose en células maduras que formarán el sistema inmune, encargándose de “regular la salud”.

¿Cuál es el mejor momento para recogerlas?

Los expertos coinciden en que el mejor momento para recoger las células madre es durante el nacimiento, pues este acontecimiento es único e irrepetible para poner a buen recaudo un material biológico de incalculable valor. De no hacerse de este modo, el cordón umbilical terminará por desecharse en la mayoría de las ocasiones.

Con el desecho del cordón, se perderá la posibilidad de atesorar un material que es compatible con el propio donante al 100% pero que también cuenta con un porcentaje de coincidencia con el resto de los familiares muy elevado, disminuyendo significativamente las posibilidades de rechazo respecto a muestras procedentes de donantes no emparentados compatibles.

Conocer el origen de las células sanguíneas, en opinión de los científicos, proporciona parte de las pistas que les faltan para generar en los laboratorios células madre de la sangre que poder usar en el tratamiento de trastornos sanguíneos y neoplasias.

Fuentes y referencias:

 

DMCA.com Protection Status

error: Content is protected !!